invia/condividi stampa feed rss

Signos Historicos

Historia

Quedan escasos restos arqueológicos en el territorio de Chignolo, a pesar de que el pueblo está comprendido en un área geográfica que ha revelado en el tiempo numerosos testimonios de su prehistoria, del mundo romano y de la Alta Edad Media. Las primeras menciones al territorio de Chignolo se remontan al siglo VIII d.C.Sin embargo, ya cuando las referencias históricas empiezan a ser más explícitas, encontramos escritos que, a partir del año 1112, mencionan cada vez con más frecuencia el nombre de Chignolo en actos relativos a los "décimos" o compraventas de terrenos, en una de las cuales se hace expresamente mención a un asentamiento llamado Chignolo, en cuyo territorio se encuentra un castillo erigido en lugar fortificado sobre una colina que domina toda la llanura circundante.

El siglo XII representa para Chignolo la llegada de los frailes llamados humildes, que dejaran una huella indeleble en la mentalidad de sus habitantes. Los frailes humildes se iban consolidando allí donde debilitaba la presencia benedictina por su incapacidad de hacer frente a la desintegración del sistema feudal y a la afirmación cada vez mayor de los ayuntamientos, con los problemas que éstos suponían: la presencia de un nuevo orden social y nuevas formas de pobreza.

Las casas de los frailes humildes se convierten en centros de espiritualidad y labor, precursores del trabajo de las hilanderías de los siglos venideros, pero ligados a una fuerte espiritualidad.En la esta vocación al trabajo y a la religiosidad se va delineando el modelo antropológico que influenciará la vida de los chignolenses en los siglos sucesivos.El nombre del beato Venturino, que vivó en la primera mitad del 1300, ha entrado a formar parte de la historia de Chignolo, pues los descendientes de la familia Ceresoli, de su rama de Chignolo reivindicaron la pertenencia del beato a su familia; de hecho los Ceresoli conservaron durante siglos, precisamente en Chignolo, una importante reliquia del beato (el dedo índice de la mano derecha) que en 1960 se encomendó a la iglesia de San Pedro en Chignolo, donde aún se conserva.Momento crucial en la historia de Chignolo será el período entre el trescientos y el cuatrocientos, en el que la comunidad alcanzó su identidad.

Por una parte se definirá su disposición territorial con la redistribución y subdivisión de los fundos (por primera vez aparecen apellidos como Roncalli, Rota, Locatelli) y por otra las devastaciones producidas por las batallas cada vez más cruentas entre guelfos y gibelinos, de cuyas destructivos enfrentamientos fue víctima toda la comarca de Isola.

Estos dramáticos acontecimientos llevaron a la conquista del castillo por parte del guelfo Galeazzo Gonzaga, y después de un borrascoso período y breve dominio del milanesado, Bergamo caerá en poder de la República de Venecia, que se encargará de abatir las torres de las distintas residencias nobles . Este es el momento en que desaparecerá el castillo de Chignolo.

Entre el cuatrocientos y el quinientos asistimos a la definitiva disposición de los asentamientos de población y a la definición de la estructura urbana, que trasladará su centro prácticamente donde se encuentra hoy día. También la transmisión de terrenos a nuevas familias será una muestra de los cambios que se están produciendo a nivel histórico y social. La instalación en Chignolo de un nuevo grupo de familias, esta vez no ya por motivos políticos, sino por motivos puramente económicos junto a una naciente conciencia burguesa llevará en el quinientos a la convicción de que la de Chignolo fue una buena inversión.La agricultura iniciará a perfilarse como su verdadera vocación, que se conservará hasta nuestros días.

Una papel fundamental revistió la Iglesia durante el seiscientos y el setecientos; lo testimonian las cuatro iglesias que se construyeron

en este período: la primera iglesia parroquial, San Pedro in Campis, que surgió donde actualmente se encuentra el cementerio; la segunda, la iglesia parroquial de Santa María, situada en los alrededores del actual oratorio, la tercera iglesia parroquial es hoy el Santuario; La parroquia actual es la Iglesia Nueva, a la que se accede por la plaza Mayor del pueblo.

Entre el setecientos y el ochocientos asistimos a la formación de una nueva conciencia cultural, iluminista y laica, que se irá extendiendo rápidamente por los centros urbanos , pero che encuentra dificultades en su difusión por los centros menores, donde se enfrenta a un movimiento contrario que lleva a los fieles a acogerse a su propia parroquia , que acabará siendo el único centro de irradiación cultural.

De hecho, muchos curas presentes en las parroquias, se dedicarán a una obra de alfabetización, a través de la cual también pasarán las ideas del clero.

1 2